Pamparomàs/Ancash/Peru

Contexto

Datos sobre la pobreza

La Provincia de Huaylas es una de las veinte provincias que conforman la Región Ancash, ubicada en la zona norte del Perú con una economía basada en el sector agropecuario, turístico y de pequeñas y medias empresas. La capital es Caraz que es la ciudad más poblada; la mayoría de su población (67.35%) vive en la zona rural y pertenece al grupo indígena de etnia y idioma quechua. La Provincia tiene un índice de pobreza total del 55.1% y de pobreza extrema de 25.1%, que la coloca en una posición medio-baja respecto a los otras provincias de Ancash. En el sector beneficiario existe un 40% de desnutrición infantil, un 21.4% de analfabetismo, mayor en las mujeres (30.9%) y en la zona rural 28.9%. La mayoría de la población económicamente activa se emplea en actividades agropecuarias (54.9%, INEI 2007) y el 85% de los productos son destinados para el autoconsumo familiar.

Problemas identificados

El problema central identificado son los altos índices de pobreza y exclusión social que se registran en la población de la Provincia y en especial la que vive en los Distritos rurales. Una de las causas principales que contribuye a este fenómeno se ha identificado en el bajo impulso del desarrollo económico que afecta a las familias andinas, especialmente donde se superponen otros factores de exclusión cuales: vivir en zonas rurales alejadas de los centros urbanos, ser campesino/a y ser mujer. No obstante la Municipalidad Provincial de Huaylas haya declarado este eje estratégico y fundamental para la mejora de las condiciones de vida de la población, los avances han sido inferiores a los previstos. Por ello se destaca el muy bajo nivel de ingreso familiar, alrededor de S/. 250 mensuales, el cual no cubre la canasta básica familiar (il salario minimo è di 675.00 soles, circa 190 euro).

Las mujeres productoras

El diagnóstico participativo que se ha realizado con la población de la Provincia, destaca que son las familias campesinas, ubicadas en los pisos ecológicos altos (2900-4000 metros), que están más afectadas por estos problemas, y dentro de los núcleos familiares, son las mujeres adolescentes o adultas, el género más agraviado. Estas mujeres participan en la economía familiar ejerciendo un notable rol productivo en el trabajo agrícola, asi como el rol de madre, cuidadora y encargada de los trabajos domésticos. Las mujeres productoras tienen un acceso más restringido que los hombres a la tierra, el crédito y la formación. La participación de las mujeres en la comercialización de los productos que cultivan, suele ser en pequeñas cantidades y en los mercados menos rentables, lo que no les permite aumentar significativamente sus ingresos y emanciparse económicamente.